Comparti

David Hopkins, profe - sor emérito del Instituto de Educación de la Universidad de Londres, abrió la conferencia “Cada escuela es una gran escuela” –que tuvo lugar en el British Arts Centre (BAC) por gentileza de Essarp– mostrando una fotografía suya junto a un chico de capacidades limitadas en una cara del Everest. Es claro que el pedagogo y guía de montaña nacido en Gales no le teme a las alturas ni a los máximos desafíos. Pero lo que quiso señalar con esta imagen es que cualquier persona, por más limitaciones que tenga, puede desarrollarse y hacer cosas extraordinarias si se crean las condiciones propicias. En cada palabra del encuentro, Hopkins destiló una esperanza irremediable en el poder transformador que tiene cada escuela.

Como mano derecha del primer ministro Tony Blair, Hopkins lideró una reforma educativa mayúscula entre 1997 y 2005 en el Reino Unido y en la disertación dio varias pistas de cómo se logró. Se hizo primero un diagnóstico preciso del nivel del sistema educativo del momento y se determinó hacia dónde se quería llegar. Desde el gobierno se pensó un abordaje sobre todo coherente y arraigado en el contexto del país. Se fijaron estándares muy elevados para cada escuela, pero a la vez se le dio a cada una un gran apoyo. El objetivo era construir capacidades dentro de cada colegio para que luego pudiera sólo garantizar su mejora en el tiempo.

Por eso, Hopkins explicó que al principio se trató de un movimiento top down (de arriba hacia abajo), en el que el gobierno ejerció presión mediante inspecciones periódicas que evaluaban el progreso en cada escuela y, de ser necesario, lo redireccionaban. Pero luego y más bien rápidamente hubo que equilibrarlo con un movimiento bottom up (de abajo hacia arriba), para que también cada escuela nutriera el proceso con su feedback a medida que iba adquiriendo más responsabilidad. Según el educador, son cuatro los pilares infalibles en la construcción de escuelas sólidas: el aprendizaje personalizado, para que los alumnos se sientan motivados y desafiados; la profesionalización de la enseñanza, de manera que cada profesor cuente con herramientas y prácticas de excelencia que marquen la diferencia y lo hagan sentir orgulloso; la responsabilidad de cada escuela por el propio crecimiento, y la construcción de redes entre escuelas, de modo que las de mejor rendimiento compartan experiencias con las más frágiles.

El experto galés sostiene que hay prácticas intrínsecas a la educación que funcionan en cualquier lugar del planeta. Pero insiste en que no puede desconocerse ni subestimarse la importancia del contexto local. Por eso el sistema educativo que fue eficaz en Finlandia o Canadá no necesariamente lo sería en la Argentina; habría que adecuarlo a la realidad

vernácula si se quisiera tener éxito en la implementación. Por otro lado, Hopkins está convencido de que “se pueden lograr cambios radicales en el nivel primario y secundario en 5 años si se cuenta con una estrategia adecuada y con el compromiso de los actores involucrados”. Pero añade que para que estos cambios perduren en el tiempo y trasciendan los partidos políticos de turno, es necesario instalar una narrativa en la sociedad, que es la que luego exigirá la continuidad de la educación.

El disertante exuda la autoridad propia del que estuvo, y mucho, en las aulas, pero también la fuerza del que incide en el sistema educativo desde la política (fue, además, el artífice de la reciente reforma educativa de las ciudades de Victoria y Melbourne en Australia) y la solidez del investigador. De hecho ha publicado unos 50 libros sobre temas educativos y los últimos integran una trilogía sobre el mejoramiento de escuelas. Exploding the Myths of School Reform (Refutación de los mitos de la reforma escolar) fue el último en aparecer.

La conferencia de Hopkins inauguró la cátedra Reino Unido de la Universidad de San Andrés, un proyecto que busca enriquecer el conocimiento que se tiene en la Argentina de esa nación europea. La cátedra, que cuenta con el apoyo de la embajada británica en nuestro país, organizará cursos, seminarios y conferencias para difundir y promover la discusión pública sobre el Reino Unido en temas relevantes para la Argentina y la región. En palabras de John Freeman, embajador del Reino Unido en nuestro país, profundizará “el camino de cooperación que se inició hace ya más de 190 años”. Y según Catalina Wainerman, directora del Doctorado de la Escuela de Educación de Udesa, “dará la oportunidad de estimular el intercambio cultural entre ambos países”

CEMA
Licenciatura en RR.HH.
A partir de marzo próximo, la Universidad del CEMA dará inicio a la licenciatura en Recursos Humanos. El programa tendrá una duración de cuatro años y estará dirigido por la doctora Cristina Beatriz Minolli, referente e investigadora en el área. Más información en https:// www.ucema.edu.ar/grado/ lirrhhs
UNL
Estación meteorológica
A partir de una estación meteorológica instalada en la Facultad de Ingeniería Química de la UNL, se pueden conocer las condiciones climáticas en el barrio Constituyentes. Los datos están disponibles en el sitio Web de la unidad académica. La estación meteorológica a través de www.fiq.unl.edu.ar/ estacionmeteorologica ofrece los datos de temperatura, humedad, precipitaciones, entre otros.
PREMIO
Excelencia académica
Bunge Argentina lanza una nueva edición del Premio Bunge a la Excelencia Académica 2015, con objeto de estimular la generación de herramientas de inversión social que potencien el desarrollo comunitario y destacar a graduados de los distintos niveles educativos que hayan obtenido los mejores promedios académicos. La convocatoria se extenderá hasta el 1° de noviembre. Quienes deseen postularse deberán completar el formulario de postulación digital en www.bungeargentina.com