Comparti

El boom de los videojuegos no sólo como producto asimilado culturalmente, sino como industria en crecimiento ya es una realidad. En este sentido, como muestra el documental Free to play (2014) sobre la vida de los gamers profesionales o “cyber athletes”, el circuito del e-sports ha crecido tanto en el último tiempo que ya se puede hablar de esta actividad como un deporte nacional y en algunos lugares (Norcorea) es cubierto por canales de TV como ESPN y jugado en estadios multitudinarios; además se ofrecen premios impensados hace unos años. Para dar una idea aproximada, en la última edición de The International, uno de los torneos de videojuegos más importantes del mundo donde se juega el Dota 2, el equipo ganador se fue con 6.6 millones de dólares a su casa.

En la actualidad, la industria de los videogames recauda más que Hollywood, y en la Argentina el desarrollo del entretenimiento digital está en pleno crecimiento, con una oferta académica que se diversifica y hay cada vez más jóvenes considerando esta opción. Aun así todavía es razonable cierto resquemor por parte de los padres, quienes manejaban otros códigos a la hora de evaluar opciones para su futuro y proyectarse. Pero, como dicen, los tiempos cambian.

Hace menos de diez años dedicarse a la industria del videojuego en la Argentina era una apuesta osada. Sin embargo, hoy el panorama de la producción local ha cambiado con salarios superiores a los de antaño y una facturación de US$ 50 millones registrada en 2010, según cifras de la Asociación de Desarrolladores de Videojuegos Argentina (ADVA). Asimismo se habla de una tasa de crecimiento anual de entre el 30% y el 35%, si bien según Miguel Martín, director ejecutivo de ADVA, “aún no se ha llegado al pico máximo de crecimiento exponencial” ya que todavía se espera la llegada del “Tetris argentino”: el videojuego vernáculo que logre, al igual que aquel famoso juego electrónico, revolucionar el mercado del gaming.

Como para terminar de confirmar todo esto, la Encuesta Nacional de Consumos Culturales y Entorno Digital realizada el año pasado indica que la computadora es el dispositivo tecnológico que más se extendió en los últimos tiempos: el 71% de los argentinos tiene PC, el 65% se conecta a Internet.

Además, la mayoría de los usuarios juega desde la PC (20% en total y 17% como dispositivo principal), las consolas se usan en menor medida y están en segundo lugar (12%), y el celular queda en tercer lugar como dispositivo empleado para los videojuegos (10 por ciento).

Como es de esperar son los chicos de la llamada Generación Z (nacidos entre 1992 y 1993) los que elegirán este tipo de carreras, acostumbrados como están a moverse en el medio digital y hacerlo su propio lenguaje.

Esto significa que desde las escuelas hay que aggiornarse para tener una mejor llegada a la nueva generación. En el marco del Laboratorio de Tecnologías del Aprendizaje, que funciona en el ámbito de la Escuela de Educación de la Universidad de San Andrés, se dicta un taller de Minecraft, uno de los favoritos de los chicos. Es una herramienta de introducción al mundo de Minecraft para tratar de interpretar cómo los niños se identifican, forman su identidad y aprenden en entornos informales. El programa está destinado a docentes de nivel primario y medio, a quienes no se les requiere conocimientos previos del tema. El objetivo del curso es comprender el rol de los videojuegos en las culturas infantil y juvenil, y utilizarlos para la enseñanza. Además, el laboratorio ofrece cursos y talleres como parte de su proyecto Aulas Interactivas con Samsung. Son de Aprendizaje Lúdico, gratuitos y abiertos bajo la gestión de la Fundación Telefónica, que respalda los proyectos.

Según datos de la UCA, esta carrera es elegida mayoritariamente por jóvenes de entre 18 y 20 años, por eso se busca una renovación constante en la currícula, y el año que viene está lanzando un nuevo plan de estudios que incorpora avances en desarrollo y en ingeniería de software. Por su parte, el ITBA corrobora los datos, ya que quienes eligen la Focalización en Animación y Videojuegos están en un rango de entre 21 y 23 años, en su mayoría.

En la UADE, donde la carrera de Técnico Universitario en Desarrollo de Videojuegos está vigente desde 2012, comentan que la eligen graduados secundarios que tienen interés en el desarrollo software, que desean ser parte de esta industria de videojuegos y que tienen creatividad e ingenio para el desarrollo de juegos. En general la eligen varones, pero es una carrera para un sexo y otro. A no dejarse llevar por el estereotipo que indica que sólo los varones juegan o gustan de este tipo de entretenimientos, ya que de un 25 a 30% son mujeres.

Sucede que por el carácter multidisciplinar en la formación de algunas de estas carreras, orientando al alumno no sólo en el desarrollo Web, sino también en el diseño, y sobre todo haciendo hincapié en la faceta creativa, muchos egresados terminan por insertarse en áreas con una fuerte impronta artística. Asimismo la formación teórica permite en algunos casos vincularse con la investigación académica propiamente dicha, como sucede en la Untref, donde existen grupos de investigación en arte y tecnociencia que le dan una continuidad y proyección a los egresados de la carrera Artes Electrónicas.

La mayoría de las universidades y escuelas destacan la posibilidad de una inserción relativamente rápida, primero por ser un segmento en crecimiento y con un alto consumo en la sociedad, y en segunda instancia por tener, en muchos casos, contacto directo con la industria de la mano del personal docente de las instituciones y otras alianzas. También hay que destacar que este ámbito, quizá más que otros, fomenta la pulsión emprendedora en los alumnos, y como explican desde Image Campus, que ofrece tecnicaturas superiores, carreras cortas y formación profesional, y que cuenta con egresados trabajando en algunas sagas populares como Assansin’s Creed, los alumnos que salen de la carrera pueden desempeñarse en productoras o proyectos propios ya sea como level designer, programador o project management, entre otros roles.

Otra iniciativa de Image Campus son los Game Labs, una experiencia conjunta entre profesores y estudiantes que tiene como consigna desarrollar íntegramente un videojuego mobile publicable en el plazo intensivo de un mes. Ya lleva 3 ediciones y los juegos están disponibles para descargar de manera gratuita en Android, iOS y Windows Phone. El denominador común en los testimonios parece ser la versatilidad que los egresados de esta clase de carreras, cursos y tecnicaturas pueden desplegar. Desde la UADE afirman que el objetivo es que los graduados de esta especialidad puedan desempeñarse como desarrollador o diseñador de videojuegos, programador de software, diseñador, modelador y animador 3D, beta tester de videojuegos, marketing, y sigue la lista de opciones.